50 años de invernaderos en Almería

Cajamar ADN Agro ha realizado un documental excepcional en el que hace un repaso por la memoria histórica de la agricultura del Campo de Dalías. La transformación del enarenado a la agricultura intensiva, el origen de nuestra economía.

Líneas sacada del libro Historia General de Balerma y Guardias Viejas
Pág. 366 en adelante:

Primeros cultivos en el Campo de Dalías

Una vez llegada el agua, comienza la expansión de la agricultura. En el año 1953 el francés Jean Sermet cuenta que: “la mitad occidental de los campos se va cubriendo de cultivos de regadío, parrales prácticamente y, en la arena de las playas, hortalizas”.

Setos de Tomates - años 60

En Balerma se siembran los primeros tomates, que se plantaban en enarenados sin cañas, las habichuelas o judías, los tirabeques, présules o guisantes y en menos cantidad plantaciones de pimiento, pepino, calabazas, melones y sandías, patatas u otros alimentos de la huerta de cada agricultor.

La agricultura moderna llega con el enarenado,  esta agricultura alejada de las altas vegas y de las cañadas, comienza como agricultura de subsistencia por parte de los propios torreros y carabineros del Castillo de Guardias Viejas y la Torre de Balerma, trabajadores de las Salinas de Guardias Viejas, pastores y familias de los pescadores. Las labores de labranza para facilitar la penetración de la escasa agua con la que contaban, se realizaba mediante una pesada azada, antecedente del rastrón, que alcanzaba una profundidad de 25 centímetros. Para cultivar una hectárea hacían falta unas sesenta jornadas de una persona experimentada y sus bestias (los que podían permitírselo). Estas cavas casi siempre se hacían en bancales pequeños y estrechos, y en zonas donde se iban a plantar los huertos. Las herramientas para este arte son el ubio, timón, el arado de palo -usado especialmente en secano- o  la vertedera -en vega-, guiadas por una mancera. Para hacer el laboreo perfecto después de unas lluvias el secano se regaba por inundación o gravedad llamado a «manto» de madrugada para evitar el sol. La siembra de trigo, cebada o maíz se hacía «a voleo». La llegada de población emigrante ante la perspectiva agrícola fue un factor determinante ya que muchos tenían gran cultura agraria, la mayoría procedentes de Las Alpujarras, lo que motivaría una mejoraran tecnológica. Tierras del litoral entre Balerma y Guardias Viejas, conocidas como Las Marinas, fueron ocupadas ya fuese comprando terrenos o bien arrendándolas a varios propietarios de grandes extensiones, como ocurre con el Lote de los González, la Noria de la Marquesa o la Noria de los Torres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.