El parque canino es víctima del vandalismo

La iniciativa de un vecino particular de realizar un parque canino para que los perros puedan relacionarse entre ellos y correr en seguridad, se ha topado con actos vandálicos. Hace una semana que alguien (cuya identidad se desconoce) cortó los alambres y arrancó varios tubos de la valla que se construyó pensando en su usufructo por parte de los propietarios de los canes.

Los usuarios de dicho recinto lamentan que el esfuerzo desinteresado de una persona ante la ausencia de soluciones por parte de la administración se vea segado por actos desagradables de este tipo, que poco tienen que ver con los de un país civilizado. Muchas son las personas que acuden periódicamente a pasear a sus mascotas al parque desde que se construyera hace unos cuantos meses en un descampado situado entre la rambla y la escuela de primaria.

A pesar de las buenas intenciones con las que se construyó este parque y que esté abierto a todo el que lo desee, dejando claras las normas de higiene y convivencia (recoger heces), no a todo el mundo le ha gustado la idea. Varios vecinos se oponen al parque alegando que está todo lleno de cacas y no es higiénico, entre otras cosas. Sin embargo, el creador del proyecto afirma que “en ese lugar siempre se han sacado a pasear a los perros y nunca se han recogido las cacas puesto que es un descampado, mientras que actualmente las personas llevan sus bolsas y mantienen el lugar limpio”. Igualmente Balerma.es ha podido corroborar estas palabras; el parque cuenta con una papelera cuya bolsa es llevada al contenedor regularmente por voluntarios. Incluso hay bolsitas a diposición por si a alguien se le olvida la suya.

Cronología del parque canino

A pesar de todo, hay que añadir que el parque se encuentra en una situación irregular, a la espera de buscar soluciones junto al equipo de gobierno del Ayuntamiento de El Ejido. En un primer momento, el vecino que lo realizó acudió a las oficinas del consistorio para obtener el nombre del propietario de la parcela donde se encuentra el parque, para alquilar el terreno. Sin embargo el terreno pertenece a un fondo buitre y no pudieron facilitar el nombre del titular.

Por lo tanto, se comenzó a construir el parque y se pidió un permiso de obra (cuyo precio es de 30€ y, como todo el material, fue pagado por este vecino). Sin embargo, al mes de haberlo construido (y con el trámite del permiso cobrado) recibió una carta informando de la denegación de la licencia por la falta de la escritura del terreno. Es por ello que está a la espera de una reunión con el alcalde de El Ejido para dar una salida a este proyecto.

Igualmente, el responsable del proyecto ha declarado que envió una solicitud de acta comprometiéndose a desmontar el parque en caso de que se encuentre al dueño y éste no esté de acuerdo con ello. “Que yo no soy ningún ocupa”, afirma. De otro modo, pone de manifiesto su deseo de que el Ayuntamiento realice un parque de este tipo, en el caso de que no se pueda dar una respuesta favorable a su idea.

Cabe destacar que, además del gran número de usuarios, el parque canino cuenta con una lista de más de 1.000 firmas de simpatizantes de esta idea. Esta lista será presentada en la reunión pendiente para la defensa del proyecto. Pero lo que los usuarios lamentan es que mientras se toman todas las vías democráticas al servicio del ciudadano en defensa de este parque, los partidarios de esta idea se enfrentan periódicamente a discrepancias e intimidaciones por parte de los vecinos que no están a favor y el recinto es víctima de actos vandálicos.

 

 


Se comenta
Noticias
Temas
Hemeroteca