La desaladora de Balerma empieza a repartir agua para el Poniente

Los depauperados acuíferos del Poniente almeriense se podrán tomar un respiro a partir de mañana lunes. Entra en funcionamiento de forma definitiva la planta desaladora construida en la costa de Balerma, un proyecto que viene a asegurar el suministro de agua tanto a las poblaciones como a la agricultura de la comarca.

desaladora-de-balerma

La planta ha superado con éxito los text de comprobación de funcionamiento y ya ha proporcionado los primeros volúmenes de agua, en su fase de pruebas, a los municipios de Vícar, El Ejido y Roquetas de Mar. También se han realizado pruebas en el capítulo de suministro a los cultivos de la zona, a través del envío de agua desalada a la Junta Central de Usuarios del Poniente Almeriense.

El proyecto La desaladora del Poniente, instalada en la costa de Balerma, forma parte del programa de actuaciones que fue diseñado por la Confederación Hidrográfica del Sur ya en el año 1995. Entonces se detectó el problema de la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos y se marcó como objetivo lograr una reducción de las extracciones cifrada en 50 hectómetros cúbicos anuales y sustituirlas por las aportaciones del pantano de Benínar, la reutilización de aguas residuales depuradas y la construcción de una planta para la desalación de agua del mar.

Finalmente esa planta se incluyó en el Plan Hidrológico nacional aprobado hace diez años, en noviembre de 2005, siendo el responsable de este proyecto la sociedad estatal ‘Aguas de la Cuenca Mediterránea, ACUAMED, que adjudicó la construcción a un consorcio de empresas formado por Veolia Water Technologies, Sando Construcciones, Inypsa y Montajes Eléctricos Crescencio Pérez.

Presupuesto

Según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, responsable último del proyecto, la construcción de la planta de Balerma ha supuesto una inversión final que supera los 130 millones de euros, financiada en parte con fondos procedentes de la Unión Europea.

La desaladora del Campo de Dalías ha sido diseñada para una producción anual de 30 hectómetros cúbicos de agua desalada, un volumen que puede ser ampliado hasta 40 hectómetros cúbicos en función de la demanda. De ellos 22,5 hectómetros irán a parar al abastecimiento de las poblaciones de la comarca, mientras que los 7,5 hectómetros cúbicos restantes se destinan al regadío.

Beneficiarios

Ese reparto corresponde con los compromisos adquiridos tanto con los ayuntamientos como con los regantes, en virtud de los convenios suscritos con la sociedad estatal ACUAMED. Para alcanzar el pleno rendimiento, es decir los 30 hectómetros cúbicos para los que está diseñada la planta, Endesa y Red Eléctrica Española habrán de concluir las obras de construcción de la subestación de berja. Hasta ese momento la desaladora estará al 30 por ciento de su capacidad total de producción, unos 9,5 hectómetros cúbicos/año.

La generación de agua desalada de la instalación permitirá proporcionar recursos hídricos a una población estimada en 300.000 personas, residentes en los municipios del Poniente, y suministrar agua para regar en torno a las 8.000 hectáreas, que serán gestionadas por las comunidades de regantes.

Capacidad La nueva planta dispone de una capacidad de producción de 97.000 metros cúbicos de agua desalada al día, o lo que es lo mismo, 97 millones de litros diarios, una capacidad que le permitiría llenar cada día 47 piscinas olímpicas. El proceso elegido es el de la ósmosis inversa, pero con la particularidad de que no utiliza ni filtros ni elementos metálicos, estando construidos con poliéster reforzado con fibra de vidrio, lo que evitará los problemas de corrosión comunes en otras desaladoras construidas.

La descarga de salmuera se hará mediante un emisario submarino de 2 kilómetros de logitud equipado con difusores para evitar el impacto sobre la flora y fauna marina.

Artículo de Antonio Fernández para La Voz de Almería

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer