Balerma procesiona a la Virgen del Carmen

Foto por Lorenzo Rubio
Foto por Lorenzo Rubio

El pasado miércoles 16 de julio, Balerma celebró el día de la patrona de los pescadores. La Virgen del Carmen paseo por las calles y la playa del pueblo, bajo la atenta mirada de balermeros y visitantes.

Pasados dos minutos de las 8 de la tarde comenzó la misa en honor a la Virgen del Carmen en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Balerma. En la celebración se encontraban presentes representaciones civiles, militares y del Club Náutico de Balerma, que otro año más se encargaron de portar el trono de la Virgen.  Tras 45 minutos de celebración de la eucaristía, se partió en procesión hacia La Lonja, donde tendría lugar el embarque.

Con prisa. Así fue el tramo de procesión desde la iglesia hasta la playa. Representantes de las autoridades civiles comunicaron que la imagen debía estar  en el barco a las 21:30h como muy tarde. Así que no había tiempo que perder. El esfuerzo se hacía notable en la cara de cansancio de los portadores del trono que, ajenos a las órdenes dadas, obedecían al “paso largo” que pedía el capataz.

Llegados a La Lonja y mientras el coro ‘La Balandra’ cantaba, los portadores entraron en el agua para posar la imagen de la madre de Dios en la barca. La barca de Gabriel, más conocido como “el Garbi”, lució la imagen iluminada mientras la luz del día se escapaba por el horizonte, tras las montañas. La mirada atenta de las personas que estaban en el paseo marítimo, se vio deslumbrada por la traca de fuegos artificiales. Y cuando parecía que la Virgen decía adiós a la mar, se escuchó “le voy a dar otra”. Gabriel decidió que no se podía desaprovechar el estado calmado de la mar y dio otra vuelta, para sorpresa y alegría de todos los presentes.

Galería de Fotos en Facebook

Fiestas Virgen del Carmen 2014

Sin embargo, todo lo bueno no dura eternamente. Se terminó la tercera vuelta y la imagen debía volver al templo. Pero esta vez sin prisa. La música ponía la banda sonora a una marcha que transcurrió por la calle del mar. Mientras tanto los portadores del trono disfrutaban y hacían disfrutar con sus pasos. La gente caminaba de espaldas, encontrando algún pisotón que otro. Todos los que asistieron, con cámaras y móviles en mano girados hacia la Virgen, deseaban inmortalizar el momento.

Llegados a la plaza de la iglesia, la patrona de los hombres de la mar lucía deslumbrante con un fondo de fuegos artificiales tras ella. Y después del himno con su levantada correspondiente, los portadores se dirigían al interior del templo cuando el capataz dijo: “salimos un poquito”. La procesión no terminaba todavía. La Virgen salía de nuevo para decir un último adiós a las calles de Balerma, que a partir de ahora tendrán que esperar un año para que la Santa Virgen salga a bendecirlas y a pasear por la mar.

Lorenzo Rubio Espinosa | @Lorenzo_Rubioo

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Site Footer